.

www.theafricanexperiences.com

.

.

lunes a jueves: 10 a 17h

viernes: 10 a 14:30h

 

Safaris con los mejores lodges y en tiendas totalmente equipadas.

Los emplazamientos más exclusivos de África te están esperando, al borde del Río Mara, en el interior del Norongoro o en el Delta del Okavango. No renuncies a las máximas comodidades y prestaciones en nuestra selección de alojamientos.

Voluntariado con personas o animales, practica tu inglés colaborando.

Todos los proyectos de voluntariado con los que colaboramos, los conocemos, los hemos visitado y sabemos de primera mano cuáles son los que de verdad están ayudan a la comunidad local y a la conservación de la zona.

Haz el safari que quieras conduciendo tu 4x4 y con plena independencia.

Si eres un auténtico aventurero, te ayudaremos a preparar tu safari en un todoterreno 4x4 totalmente equipado, confeccionando la ruta y llevando los campsites, entradas a parques y todo lo necesario reservado, el ritmo lo pones tú.

Ruanda / Introducción

 

RUANDA

340

Ruanda, cuyo nombre oficial es República de Ruanda (en kiñarwanda: Repubulika y'u Rwanda; en francés: République du Rwanda), es un país de África Central sin salida al mar o Estado sin litoral. Limita con Uganda, Burundi, la República Democrática del Congo y Tanzania. Es un pequeño país ubicado en la región de los Grandes Lagos de África; conocido como las "nieblas de África", también por su fauna salvaje, principalmente por sus gorilas de montaña, por sus ciudades típicas y por los parques nacionales y parajes naturales que ofrece su paisaje montañoso. Su terreno fértil y montañoso que le da el título de "Tierra de las mil colinas" (en francés: Pays des Mille Collines) debe soportar las poblaciones más densas del continente africano.

La dependencia de la agricultura de subsistencia, la densidad demográfica alta y en aumento, la disminución de la fertilidad del suelo y el clima incierto hacen de Ruanda un país donde la desnutrición crónica es extendida y la pobreza endémica. Es recordado hoy día por las sangrientas guerras que lo azotaron recientemente y particularmente por el genocidio ocurrido en 1994, en el que las muertes superaron el millón de personas.

Historia

En un principio el territorio ruandés estaba habitado por los pigmeos de origen twa, que se dedicaban especialmente a la caza. En el siglo XI, estos recibieron a los hutus, que se establecieron de forma sedentaria y convivieron con ellos en paz. En el siglo XIV llegaron granjeros tutsis a la zona y pasaron a formar parte de una sociedad constituida por twas y hutus. En el siglo XVI los tutsis comienzan una campaña militar contra los hutus y se convierten en señores de la mayoría hutu en algo así como una sociedad de señores feudales con un rey, mwami. A finales del siglo XIX, los alemanes conquistaron el país. Tras la Primera Guerra Mundial la Sociedad de Naciones entregó el territorio a los belgas y tras la Segunda Guerra Mundial la ONU con ayuda belga pasaría a dominar el territorio. Los belgas agudizaron las diferencias de clase señalando a un tutsi con menos de diez vacas como un hutu y consecuentemente imponiéndole trabajos forzados. Hasta 1950 la educación estaba disponible sólo para los tutsi.

El rey Mutara III Rudahigwa, que había gobernado durante cerca de tres decenios, murió en 1959 y los tutsi obtuvieron el poder. Esto contribuyó a una serie de rebeliones de los hutu, que demandaban igualdad de derechos, en las cuales decenas de miles de tutsi perecieron. En 1961, con el apoyo de los colonos belgas, la mayoría hutu tomó el control del gobierno, aboliendo la monarquía tutsi y declarando a Rwanda república.

La independencia de Ruanda no fue reconocida internacionalmente hasta el primero de julio de 1962, cuando Ruanda y su vecino Burundi lograron formalmente su independencia.

Más de la mitad de los tutsi de Ruanda huyeron del país entre 1959 y 1964. El general Juvenal Habyarimana, de la etnia hutu, tomó el poder en un golpe de estado en 1973 en medio de otro período de conflicto étnico. Habyarimana logró triunfar en la guerra civil y permaneció como presidente; en 1978 promulgó una nueva constitución.

 

340

Habyarimana tenía un control absoluto sobre el país. Además de ser presidente del país, dirigía al partido político hegemónico y era el jefe supremo de las fuerzas armadas. Gracias a este control fue reelegido en 1983 y 1988.

En octubre de 1990 ruandeses exiliados, opositores al régimen de Habyarimana, organizados en el Frente Patriótico Ruandés (FPR) y su brazo armado, el Ejército Patriótico Ruandés (APR, Armée Patriotique Rwandaise), invadieron el país con el apoyo de Uganda, iniciando una guerra civil para derrocar al régimen. Habyarimana fue flexible e inició una serie de reformas políticas que derivaron en la redacción de una nueva constitución en 1991.

Pero desde 1991 el régimen de Habyarimana había incrementado la represión a la población en una guerra de baja intensidad para acabar con la oposición tutsi, utilizando el racismo como eje, e instigando y encubriendo las masacres masivas de dichas poblaciones.

Los asesinatos fueron perpetrados por grupos paramilitares (principalmente los Interahamwe e Impuzamugambi, grupos originalmente organizados en el sector juvenil de los partidos políticos hutu). Los paramilitares hutu eran más de 30.000, recibieron entrenamiento militar del ejército ruandés y el apoyo/encubrimiento del régimen de Habyarimana.

A través de la Estación de radio "Des Mille Collines", una estación privada, se difundía impunemente la propaganda racista y genocida en contra de los tutsi. La radio en Ruanda tiene un papel central en la comunicación, ante el pobre desarrollo de los periódicos y la escasa penetración de la televisión. La Estación "Des Mille Collines" alentaba en su programación diaria a los hutu a asegurarse de que los niños tutsi también fueran asesinados y a llenar las tumbas cavadas para enterrar a los tutsi. La radio también inició una campaña en contra del FPR y de todos los partidos de oposición.

El gobierno de Habyarimana introdujo nuevamente las tarjetas de identidad étnica, usadas por los belgas en los años 30. Estas tarjetas permitieron a los paramilitares elegir fácilmente a sus víctimas. Los paramilitares pronto cerraron carreteras y revisaban a cada persona que pasaba para eliminar a los tutsi.

El gobierno creó además listas de personas que deberían ser asesinadas, identificando en ellas a los partidarios de la transición política, a los adversarios políticos, a aquellos involucrados en el movimiento de Derechos Humanos, etc. Incluso algunos hutu proclives a la reforma fueron condenados a muerte. En esas listas se incluía a la totalidad de la población tutsi.

En abril de 1992 se integró un gabinete de transición multipartidista para gobernar el país. Las medidas tomadas propiciaron la firma de un acuerdo de paz entre el gobierno de Habyarimana y los rebeldes del FPR en Arusha (Tanzania), en agosto de 1993.

Poco más tarde, en 1994, comenzó el Genocidio de Ruanda el cual puede considerarse el más sanguinario de la historia en proporción a su duración. En sólo 100 días se cometieron más de 800.000 asesinatos.

340

Clima

Ruanda tiene un clima templado, debido a su altitud, tiene temperaturas más bajas a las típicas en los países ecuatoriales. En las montañas, se presentan heladas y nevadas. Kigali, en el centro del país, tiene una temperatura promedio diaria que ronda los 12°C y 27°C, con poca variación a lo largo del año. A lo largo del país la temperatura varía un poco, en el oeste y el norte donde predominan las montañas, el clima es más frío que en el este que es de menor altitud.

La temperatura media en la zona del Lago Kivu, a una altura de 1463 metros, es de 23 grados celsius.

Hay dos temporadas lluviosas por año, la primera va de febrero a junio y la segunda de septiembre a diciembre. Éstas temporadas están separadas por dos estaciones secas, la primera y más importante va de junio a septiembre, en la cual prácticamente no llueve. Otro período menos seco va de diciembre a febrero.

Las precipitaciones varían geográficamente, siendo que en el oeste y noroeste llueve más que en el este y sureste.

Ruanda es considerada la capital mundial de las tormentas eléctricas debido a la intensidad con que se presentan durante sus dos temporadas de lluvias.

Las precipitaciones anuales promedian los 830 milímetros.

 

Seguro Flying Doctors

El objetivo de esta organización es conseguir fondos y cualquier ingreso no utilizado por los socios durante el año para dedicarlo a programas sociales de AMREF en el Este de África. Este programa ofrece cuidados médicos gratuitos a miles de personas a lo largo del Este de África.

El servicio Flying Doctors funciona 24 h. al día, los 365 días al año. El personal médico y la tripulación aérea están alerta en todo momento para responder a cualquier emergencia.

Paras los viajeros de theafricanexperiences.com incluir este seguro supone que en caso de emergencia médica que requiera la evacuación de una zona remota, Flying Doctors enviará un equipo médico en avión que puede ser convertido en Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) para evacuar al paciente a través del aeropuerto de Wilson en Nairobi, desde donde es trasladado en ambulancia a un hospital de Nairobi. (No cubre los gastos de hospitalización, para eso está nuestro seguro Multiasistencia).

Además estamos contribuyendo con la población africana, en que todas las contrataciones de seguros Flying Doctors no utilizados se destinaran al apoyo y a la extensión del Programa de AMREF, en su componente de caridad de Flying Doctors.

Este programa provee evacuaciones gratuitas a la población de África del Este sin recursos que viven remotos y asolados de difícil acceso. También une especialistas locales e internacionales para misiones en lugares aislados del África del Este y al mismo tiempo proporciona ayudas en prácticas para el cuidado de la salud y provisiones para especialistas en cirugía. Cada año más de 3.000 pacientes reciben cirugía gratuita y más de 10.000 obtienen consejo de médicos expertos.

The African Experiences.com lo incluye de manera gratuita en sus safaris por Kenya, Tanzania, Uganda y Ruanda.

 

Compartir